Iconografía Fronteriza:¿Del Sueño Desarrollista a la Pesadilla Socio-Ambiental?

diciembre 4, 2011 § Deja un comentario

entrevista a Carlos Bittar Perinetti, fotografo.

Históricamente la región Este del Paraguay permaneció significativamente desintegrada del resto del territorio.  Durante la colonia fue el refugio de comunidades indígenas que escaparon del proyecto reduccional misionero. En el siglo XIX, la venta de tierras publicas que siguió a la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870; hasta ese momento el Estado había sido dueño de cerca del  90% de la propiedad inmobiliaria) motivó que  allí se instalaran  diversas empresas, generalmente  de capital extranjero. Fueron encalves extractivos, básicamente forestales y de explotación de yerba mate, que sin embargo por sus  características  intrínsecas, poco contribuyeron a la integración económica y socio-demográfica.

Hacia la década del 50 del siglo XX –como expresión local  de ciertas ideas Desarrollistas[1] entonces en boga- se inició el proceso de colonización de la región, en parte impulsado por razones económicas (la habilitación de nuevas regiones agrícolas) y también por circunstancias políticas  y geo-políticas (para descomprimir zonas campesinas minifundiarias potencialmente conflictivas y con el fin de buscar una salida al atlántico,  alternativa a la secular vía fluvial del Río de la Plata). Por otra parte, esa Marcha hacia el  Este paraguaya resultaría convergente con la Marcha al Oeste iniciada antes por el Brasil. Complementariamente, la conexión carretera con ese país a traves del puente de la Amistad y  la construcción de la  represa hidroeléctrica de Itaipú –respectivamente en los 60’s y 70’s- consolidarían ese proceso de  re-territorialización .

No obstante, desde la perspectiva local, esa ocupación del espacio  no alcanzó los resultados esperados, ya que los colonos paraguayos, carentes de recursos materiales y técnicos para sostener una producción agrícola integrada al mercado,  con el tiempo y en proporción significativa,  venderían sus tierras para dedicarse –en general-  a actividades terciarias en los centros urbanos.  No fue éste el caso de los colonos de origen  brasileño  y  de otras nacionalidades (ni –obviamente- el de empresas multinacionales agroexportadoras),  quienes en posesión  de mejores condiciones productivas, técnicas y financieras formaron allí importantes centros de agro-negocios, que cobraron aun mayor importancia en años recientes, dada expansión de la demanda mundial de materia prima agrícola.

Zona de cruces interculturales y  gran dinamismo económico,  también presenta notorios conflictos y asimetrías de orden ambiental, urbanístico y social. Sobre esta situación se ha señalado que : “Analizando la evolución territorial de la región Este se percibe claramente una recurrencia histórica del modelo en el cual prevalecen las empresas extranjeras, como las que entre fines del siglo XIX y comienzos del XX se instalaron en la región (…) A partir de 1883, cuando se produce la venta de tierras públicas, y hasta la actualidad, la región no solamente mantiene la misma estructura sino que, como modelo, ha mejorado y expandido su influencia. Hoy día ni los actores principales ni las actividades productivas responden ni se articulan a los intereses nacionales”[2]

Desde la especificidad del lenguaje visual, aluden a las formaciones urbanas en Paraguay, en general,  varios fotografos locales  y entre ellos –específicamente sobre la situación de fronteras-  Carlos Bittar[3], quien por diversas razones estuvo ligado a esta región en las últimas décadas. Aunque autoexplicativas, sus imágenes se contrastan con las de otros fotografos de temática similar y con una conversación informal[4] que se trascribe abajo.

Contactos.

L.Z. ¿Cómo te conectaste con el Este?

C.B: Mi viejo llevaba músicos al Hotel Casino de Acaray. En esa época creo que estaba muy limitado el juego de azar en el Brasil, de manera que venían  a apostar aquí. Estamos hablando de fines de los 60’s , inicios los 70’s. Los músicos iban de Asunción los fines de semana. Recuerdo que a partir de coronel Oviedo era pura selva, densa, a los costados de la ruta, ciertos tramos de esa ruta VII todavía no estaban asfaltados. Me acuerdo de Puerto Stroessner –  hoy Ciudad del Este- con avenidas amplias; no había mucha diferencia con Foz do Iguaçu.

LZ. De hecho, fue una de las pocas ciudades planificadas en Paraguay, realizada en base  a modelos del Brasil.

C.B. La infraestructura vial y los espacios verdes eran bastante parecidos…De otra cosa que me acuerdo es la vista desde el hotel Casino, que entonces parecía muy alejado del centro, pero que ahora esta ahí nomás, por el crecimiento de la ciudad. Desde el  hotel se apreciaba el puente, el río, el paisaje circundante; Era una buena infraestructura, un edificio muy bien emplazado, se  diría hoy. Esa era  mi percepción y mi vivencia: ir a las cataratas del Iguazú, hacer los trayectos típicos de aquel tiempo. En años posteriores  habré ido alguna que otra vez, en ese mismo plan. Luego mis padres se separaron y el viejo se quedó a vivir en Ciudad del Este, hace mas de 40 años que está allí. Posteriormente hice otras cosas en fotografía. En ese momento estaba mas en aquella cuestión de tren[5]: Era otra dinámica, como fotografía era distinta. No se si puedo decir que estoy arrepentido, pero –por ejemplo-  dentro del proyecto del tren nunca fotografié las estaciones -salvo alguna que otra-; Estaba mas preocupado por la vida del tren en si, por proponer desde allí una onda  documental tipo National Geographic, digamos.

Fotografía y Ciudad: Antecedentes.

O.G.R . La ciudad como tema, como preocupación recurrente, fue y es bastante notoria en cierta fotografía contemporánea en Paraguay.

C.B. Yo empecé  después a ver otro tipo de fotografía del paisaje urbano; empecé a investigar un poco mas. Si vamos a hablar de algún mentor o algo así, te diría que conocí a Jesús Ruiz Nestosa, hacia 1986 o 1987, a raíz de una exposición colectiva de fotos en San Bernardino. Fue luego del cierre del diario ABC, donde el trabajaba antes. Entonces el estuvo encargado del sector de exposiciones del Centro Cultural Paraguayo Americano y organizó allí una movida distinta,  no centrada en el arte comercial, una alternativa a lo que usualmente se veía en Asunción. Hubo instalaciones, gráfica, fotos pintadas, cosas que no siempre circulaban en las galerías comerciales. De esa experiencia del CCPA salieron varios artistas;  fue un ambiente propicio para otras experiencias entonces innovadoras. Jesús venía de realizar estudios de fotografía  en Estados Unidos[6].  Hay que entender aquella situación: hoy con Internet la cosa cambió radicalmente, la información es casi instantánea,  pero en aquel momento ciertas tendencias fotográficas no circulaban tan rápido, no habia un acceso tan fácil, por mas que había publicaciones; pero no siempre se encontraban muy accesibles. Entonces ¿que pasa?,  vi sus  fotos y dije “que raro lo que esta haciendo”. Porque si bien aquellas imágenes caían dentro de la  straight photography norteamericana, se trataba de un enfoque distinto, quizás mas “especializado” y particular del paisaje urbano. Te estoy hablando de fotos que hizo aquí de las estaciones de servicio y otros lugares urbanos desolados o muy deteriorados. Quizás desde cosas similares que habia hecho en EUA, fotos de estacionamientos y cosas así,  tomando como referentes a Walker Evans, Stephen Shore y William Eggleston (en esta línea). El me prestó  entonces libros, algunos fueron de fotografos norteamericanos que me interesaban como Robert Frank, Gary Winogrand, Diane Arbus. Creo que Jesús estaba mostrando  una fase entonces reciente en la  transformación  de Asunción. Esos elementos que empezaban a tener mas protagonismo que la ciudad misma: Las gasolineras,  la cartelería; todo eso en contraste con el deterioro de los lugares patrimoniales. Eran otros aspectos de la ciudad.. No fue tan fácil de digerir  aquello;  Fue un toque de atención , pero aun así y mucha gente  decía:¿Porque no fotografiar el Panteón o el lapachito o una casa linda, histórica de ser posible?.  Ya antes Jesús había realizado una serie sobre las demoliciones en el centro de Asunción; Eran imágenes mas bien sutiles, las cosas estaban implícitas en su trabajo antes que explicitas. En su momento eso me llamó la atención, pero no fue lo que inmediatamente empecé a hacer …Pasó un tiempo  y luego me “cayó la ficha” y empecé a trabajar en ese tipo de imágenes del paisaje urbano.

LZ. Por otra parte, ese paisaje urbano, esa metropolización, es un fenómeno relativamente reciente en Asunción, no anterior a los 80’s…En otras ciudades latinoamericanas había empezado mucho antes, hacia los  40’s y 50’s…

C.B. Resumiendo: Regresé al Este para fotografiar el paisaje urbano, en 1996. La excusa fue visitar al viejo  (también porque salieron allí laburos de encuestas y otras cosas), y como él es un tipo muy activo y ocupado, a veces no tenía mucho que hacer, mas que ir a comprar alguna cosa,  empecé  a hacer aquellas fotos. Eso terminó después en la serie Fin de Zona Urbana, aunque se difundió recién con la publicación y premio  de Faro para las Artes [7] . Después de eso seguí viajando a CDE, registrando el tema de las tres fronteras de manera sistemática. De allí salió otro proyecto mas reciente,  Paraguay 2011  para el Bicentenario; Recorrí buena parte del país y amplié el tema de la frontera; no solo ya la zona de CDE.

Temática (s).

LZ. Muy preliminarmente, podrían distinguirse ciertos temas recurrentes en esta serie  de fotografías. Uno sería el del espacio. El urbano, primeramente; Esa arquitectura de la región, entre pragmática y kitsch. Y también en el paisaje rural. Otras parecen centrarse en las personas, en los distintos grupos culturales que habitan el Este.

En realidad parecería que esas “familias” de imágenes resultarían complementarias, causalmente ligadas a una misma forma de apropiarse y explotar el territorio; al comercio y a la agroindustria…

C.B. Hablamos de cierta iconografía de frontera, de situaciones de multicuralidad;  de cierta apelación comercial y a lo global: Siempre está la referencia a París, Berlín o New York; En las vallas publicitarias “formales”, pero también en los objetos que se venden informalmente en la calle.  Y luego está la contrapartida: Una suerte de cartelería rustica, de “color local”,  mas casera,  que contrasta con las pretensiones de globalidad de los anuncios comerciales de las tiendas.

Y después está el campo, lo natural, o lo que queda de lo natural, porque de hecho el paisaje es el de las plantaciones mecanizadas, los silos, la infraestructura del agro-negocio, en general. El paisaje rural es ese: Se acabó aquella clasificación de Ramiro Domínguez del Valle y la Loma[8]; Aquel paraguay se acabó…Estamos ante la Eusebioayalizacion[9] del paisaje urbano. Hay un continuum desde Asunción hasta Ciudad del Este, o hasta Encarnación, si vamos a la frontera sur. A lo largo de toda la ruta es una sola y misma cosa, un solo paisaje “publicitario”…

LZ. Por otra parte,  es bastante predecible que el campesino tradicional quede excluido en  un sistema donde la productividad pasa por un esquema agrícola-empresarial, que ademas en gran medida  está controlado desde afuera.

C.B.: Y no le queda mucho mas que esa opción ocupacional informal, sea  en la ciudad o en el campo…O recurrir a otra producción agrícola clandestina, ilegal digamos…Pero esa sería otra historia …

O.G.R.: Creo que aquí estamos ante  el típico caso de hibridización cuando hablamos de una estética fronteriza. Tenemos “contaminación” de ambos lados de la frontera, interculturalidad. Hibridación lingüística  entre el portugués, el guaraní, el castellano (sin contar el chino, el árabe o el hindú de estos grupos dedicados al comercio) Pero lo que mas me llama la atención es que una colonización disfrazada de turismo de compra, de shopping center. Porque es  obvio que se trata de una colonización de parte del Brasil hacia la parte mas débil, que somos  nosotros. No  hay en ese sentido bipolaridad cultural, sino una asimetría. Creo que estas fotografías expresan muy claramente lo kicht del entorno físico; Se ve también lo supuestamente “tradicional” del Paraguay (pero degradado); Se ve lo  “moderno”; digamos, al estilo Brasilia, pero  también degradado. Pareciera que  siempre todo pasa por filtros degradantes. Y vemos a este personaje típico de la ciudad, el vendedor ambulante, el informal, con las cosas colgadas, es una especie de esclavo de la situación, de la industrialización ajena y la  publicidad. También las imágenes remiten  al “portunhol”; a una situación lingüística de frontera que comprende a los brasiguayos, pero también a los paraguayos. Algo como el “spanglish”. Ese tipo de situaciones cuentan cuestiones sociológicas o antropológicas, en el sentido de un nuevo emergente urbano. Comerciantes chinos o árabes, sacoleiros, brasiguayos [10]; Todo esto mezclado produce una mentalidad y una “estética” digamos, asimétricamente posmoderna. Algo que también podríamos ver en Tijuana o Ciudad Juárez…

LZ. …O sin ir tan lejos: Esto mismo se repite en otros lugares de la frontera: En Puerto Falcón, Encarnación o en Pedro Juan Caballero; En casi todas las situaciones de borde donde aparecen esas “ciudades gemelas”,  binacionales.

O.G.R. Las imágenes denotan conflictos, desplazamientos: Campesinos sin tierra que ahora venden cualquier cosa en la calle, etc. Pero también muestran  situaciones multiculturales donde, por ejemplo,  el león chino (un  icono milenario)  se adecua a las nuevas situaciones creadas por el capitalismo comercial. También hay adaptación: ocupacional o simbólica;  Cierta simbología debe aggiornarse para sobrevivir…

Integración asimétrica y caos aparente.

C.B. Pero ¿Como se integra el pila[11] a este paisaje y a este proceso?…Porque no deja de haber una estratificación ocupacional y social  bastante rígida y legible. Por ejemplo: Entrás a un autoservicio en Ciudad del Este y lógicamente está manejado desde la caja por sus dueños (chinos o árabe) . Luego están los paraguayos que acomodan  las mercaderías en los estantes. Ellos hablan en guaraní entre ellos y en portunhol, con el cliente, si se da el caso; Pero si trabajan en ese tipo de comercio son de origen urbano o semi-urbano. Y los guardias de seguridad son casi siempre paraguayos también, pero del campo, de afuera.

LZ. …pero hay un porcentaje importante de trabajadores brasileños en Ciudad del Este, que viven en Foz do Iguaçu y  que cruzan todos los días el puente…

C.B. …A eso  iba. Están también los negocios mas “especializados”, de mayor nivel técnico, por decirlo así. Vos te vas  comprar una notebook, por ejemplo,  y el que te  atiende y te la vende es brasileño. La jerarquía es muy clara: Ciertas ocupaciones  se cubren con empleados de origen urbano o sub-urbano ( de CDE, o que vienen de la zona, de Hernandarias o Puerto Presidente Franco). Otros, como el caso de los guardias,   los ambulantes o los “mesiterios” que ocupan los espacios públicos,  en general están cubiertas por migrantes rurales.

LZ. Esa ocupación del espacio público que aparece en muchas fotografías, creo que no necesariamente indica una presencia ciudadana en el espacio público. Allí todo está “privatizado”; sea  por grandes o por  pequeños comerciantes. La ocupación del espacio público iría así en contra del propio espacio público; Se trataría mas bien de un uso privado-predatorio del espacio publico…

C.B. Sobreviven allí como pueden…A Ciudad del Este hay que entenderla como una puerta de entrada al gigantesco mercado brasileño principalmente de productos chinos y esto atrae a gente del campo y a inversores chinos o árabes. Pero está también el otro paraguayo que no es de origen rural o de la zona. El que viene de Asunción,  el funcionario público, otro actor importante en este sistema ocupacional estratificado. El es quien administra y legitima el esquema; El formal de las grandes tiendas pero también el “informal” de la calle.  Porque eso puede parecer un caos a primera vista, pero no es así. Todo está muy bien “organizado”. El Estado está presente para recaudar y para ver que las cosas “funcionen”…Hay “reglas del juego” no escritas que se cumplen o si no la cosa no podría funcionar como de hecho funciona. Allí nadie “se hace el loco”…

LZ. Pero lo que se proyecta al exterior no es siempre ese “orden” implícito que mencionás (que además es casi invisible para quien no maneja ciertos códigos),  sino el “caos” explícito, ya que es mas evidente…Lo que intento decir es que quizás las cosas sean mas complejas y que –por ejemplo- el comerciante informal  brasileño  que obtiene sus productos en Ciudad del Este y luego los vende cerca del Viaducto del Té en Sao Paulo o en las inmediaciones de Plaza XV en Río de Janeiro, forma parte de una estructura y un proceso mas amplio. Así como  en parte se alivió la agricultura de minifundios en el estado de Paraná –en los 60’s y 70’s-  vía colonización del Este paraguayo; quizás de la misma manera los sacoleiros en parte alivien otras presiones socioeconómicas en zonas urbanas brasileñas alejadas de la frontera. En breve: Por más que estas cosas sucedan en territorio paraguayo: ¿Qué tanto tienen que con el Paraguay?…

C.B. Creo que  la percepción que se tiene del Paraguay en el Brasil es en gran medida la del Far West, una tierra de nadie a colonizar. Una lógica similar a la del siglo XVII, bajo formas distintas, claro está. Son los mas pioneros (o quizás también algunos otros  mas “zafados”) los que se  vienen para aquí,  y no los que están tranquilos en Río o en Sao Paulo.

O.G.R.  O  lo mismo: de alguna manera habría continuidad –por otros medios- de una política de expansión  portuguesa.  Porque la legislación paraguaya para la venta de  tierras en frontera –si bien existe- rara vez se cumple

LZ. ¿Pero porque “criminalizar” la situación en general  o en particular a los colonos? (finalmente, todos somos inmigrantes, de alguna manera)…¿Quién es  responsable de la ausencia del Estado sino el propio Estado?…

C. B.  No es solo la ausencia del Estado,  de la cual tanto se habla por ahora, es su presencia deficiente o muy torcida: Está ahí sólo para recaudar y eso es notorio, por ejemplo,  en lo que dije antes sobre el uso del espacio público. Históricamente nunca ocupamos ese territorio, ni antes ni ahora. Y detrás hay todo un proyecto,  regional incluso (pero no  nuestro).  El estado de Paraná, por ejemplo, tiene bastante presencia en el Brasil y ha desarrollado agricultura, industria y turismo en serio. Y cuando hace unos treinta años vinieron los ascendientes de los actuales brasiguayos, se instalaron muchas veces en tierras vendidas durante el gobierno de Stroessner, en muchos casos vendidas  por militares que las habían obtenido (dolosamente) de la reforma agraria del IBR.  Estos colonos brasileños sí estaban en condiciones de hacer producir esa tierra, de  encarar empresarialmente la producción. Ademas, vinieron con otra mentalidad, con mas capacidad económica, aunque no necesariamente eran ricos. Una vez me dijo un brasiguayo: “Hacia los 60’s, mi papá vino al Paraguay con un sueño: Quería hacer agricultura mecanizada,  que nunca consiguió hacer en el Brasil…”

Pero no debemos pensar que esta situación socioeconómica (o visualmente,  esta “iconografía de frontera”) se limita al centro-Este del Paraguay; En otras ciudades mas tradicionales, no necesariamente de frontera como es el caso de Concepción, también se ve la misma “estética”. Este  modelo está llegando a otros lugares mas alejados,  se está expandiendo  sobre el Paraguay “tradicional”___________________________

asuncion, septiembre  de 2011.

Notas

[1] En su implementación local, se entiende, no en si mismas; Porque el Cepalismo pareció tratarnos mejor que  el Consenso de Washington.

[2] Fabricio Vázquez: Territorio y Población: Nuevas políticas regionales en Paraguay, ADEPO/UNFPA, Asunción, 2006, p.65.

[3]Carlos Bittar, Asunción, 1961.Sus primeras lecciones de fotografía fueron con Paul Griffin en el Colegio Americano (1979). Estudió arquitectura en la Universidad Católica, Asunción (1987).En Florencia, Italia, un curso de Gráfica Publicitaria (1988). Primera exposición individual “Fragmentos Urbanos” en el CCPA (1988). En 1993 y 1994 Bittar cursó estudios de fotografía documental y fotoperiodismo en el International Center of Photography (Nueva York). Expuso en el exterior: El Tren a Vapor en la Fotogalería del Teatro Municipal San Martín en Buenos Aires (1992), Fotografía paraguaya en Dachau, Alemania (1998), la 2da. Bienal de Fotografía Internacional en Curitiba, Brasil (1998), Tercer mes de fotografía latinoamericana en el Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha en La Plata, Argentina (2000), Bienal de Arte del Mercosur en Porto Alegre (2003). Tiene publicado cuatro ensayos fotográficos: Entrecasa (2000), Ultima Estación (2001), Fin de Zona Urbana (2002) y Pretérito (2010). PorCasa muestra individual en el Goethe Zentrum (2005). Tres Fronteras con Cia de Foto y Alfredo Srur en el Juan de Salazar (2010) Actualmente trabaja free-lance en el fotoestudio 792 y embarcado en el proyecto de álbum fotográfico Paraguay 2011.

[4] Literalmente, una charla de café, en septiembre de 2010, de la que participaron el fotógrafo, Osvaldo González Real (crítico de arte) y Javier Rodríguez (lorenzo zuccolillo)

[5] El ensayo fotográfico Ultima Estación, publicado en 2002.

[6] En el Rochester Insitute of Technology, NY, donde en 1983 obtiene el Master of Fine Arts.

[7] 11 Artistas Seleccionados del Premio Jacinto Rivero, Asunción, 2002.

[8] Domínguez propone un análisis –hacia 1966- la estructura de la sociedad rural tradicional paraguaya en términos de dos tipologías:  La formación cultural  Valle y  Loma; Categorías que  han sido profundamente transformadas por los cambios acaecidos en la cultura agraria local.

[9] Eusebio Ayala es una de la avenidas principales de Asunción, notoriamente contaminada  por los programas comerciales allí ubicados y -en general- por el caos visual y de planificación que allí impera.

[10] Sacoleiros: del portugués sacola (bolsa), son los encargados de transportar mercaderías en pequeña escala a través de la frontera. Brasiguayo: Colono de origen brasileño, en general de ascendientes provenientes del sur del Brasil,  a su vez  hijos de inmigrantes europeos, en general.

[11] Denominación coloquial del  paraguayo de origen popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Iconografía Fronteriza:¿Del Sueño Desarrollista a la Pesadilla Socio-Ambiental? en Lorenzo Zuccolillo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: