Asuncion: 4,5 Ciudades en Una.

diciembre 4, 2011 § 1 comentario

 

Asunción a finales del siglo XVIII: Persistencia de la estructura urbana fundacional  del siglo XVI (Cartografía  de Ramón De César)

 

DURANTE  la residencia de artistas que realizara en Planta Alta (Asunción, Paraguay, septiembre de 2011), Julio Lira  (1)  propuso un recorrido en bus por la ciudad (y por alguna razón ocurrió que nos tocó hacer de guía)

Hablamos de esto un par de días antes del recorrido e intercambiamos algunas ideas. Por ejemplo, Julio sugirió vincular en el trayecto memoria e imaginación; la posibilidad de encontrar lugares evocativos, sean éstos hitos urbanos-históricos, o “tachaduras”, “borrones”; obliteraciones, etc., desde cuya exploración-inmersión pudiesen luego emerger otras ideas. Sugerimos ubicar/proponer/recorrer no una, sino varias ciudades, dado que Asunción (como cualquier otra ciudad) resulta una construcción constante, una suerte de palimpsesto físico (arquitectónico, urbanístico) y también temporal (histórico) que va transformándose a lo largo del tiempo.
Entonces, se señalaron (se “construyeron” o “re-construyeron”, podría decirse) 4 ciudades posibles (Asunción x 4) y se planteó desde allí un trayecto no necesariamente lineal a través de ellas. De hecho, en mas de un lugar, justamente, a modo de “tachadura” o palimpsesto podrían convivir mas de una de estas ciudades.
(En realidad, hubo un quinto modelo de ciudad más contemporánea, que se consideró implícito y al cual no se aludió sino tangencialmente, pero que estuvo presente en todo el recorrido. Rectificando lo anterior, tendríamos así 5 o 4,5 “asunciones” que considerar…)
A modo de tipo ideal weberiano (por buscarle a alguna denominación), las tipologías históricas de ciudad construidas/re-construidas/abordadas a través de la visita a ciertos lugares fueron -en principio-:

1. La ciudad de la Conquista y la Colonia (1537-XVIII)
2. La ciudad Criolla (XVIII-XIX)
3. La ciudad Patricia-Republicana (1811-1870)
4. La ciudad Burguesa (1870-1930)
4,5/. Modernización y Anomia (1936-2011)

1. Asunción de la Conquista/Colonia (1537- XVIII).
Luego de su fundación en 1537 ocurrida como resultado de la capitulación de Pedro de Mendoza, Asunción sirvió de cabecera de puente para la ocupación de esta parte del territorio el cono sur por la corona española. El territorio que abarcaba originalmente la provincia del Paraguay ya de por si anticipaba la imposibilidad de su ocupación y control efectivo: El río Amazonas al Norte; Una línea imaginaria que pasaría hoy por la patagonia argentina al Sur; Al Este, las posesiones portuguesas delimitadas por la Línea de Tordesillas, y al Oeste la cordillera de los Andes.
El fracaso del primer asentamiento en Buenos Aires hizo que en Asunción se concentraran los escasos recursos económicos, políticos y demográficos existentes, para emprenderse desde allí sucesivas exploraciones hacia los actuales territorios de Bolivia y Perú, ya que la finalidad principal de los conquistadores eran los metales preciosos. La fisonomía de Asunción reflejaría esa función instrumental y provisoria del asentamiento: Básicamente fue una casa fuerte al borde del río Paraguay alrededor de la cual fue creciendo la población.
Los conquistadores despertaron del sueño de alcanzar la plata del Perú hacia mediados el siglo XVI, y –forzosamente- Asunción paso de ser “morada temporal” a hogar definitivo para los españoles y una numerosa población mestiza que habia aumentado considerablemente desde la fundación de fuerte-ciudad.
“Vivaces, orgullosos y revoltosos” -según algunas crónicas-, aquellos mestizos o “mancebos de garrote” (como también se los denominó) fueron el elemento demográfico principal utilizado en las numerosas ciudades que se fundaron luego desde Asunción. En el actual territorio de Argentina: la segunda Buenos Aires; Corrientes y Santa Fe; Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia; Ciudad Real y la primera Villa Rica en el actual territorio del Brasil, de entre otras.
Durante la segunda mitad del siglo XVII, en parte por estas migraciones, en parte por la presión de indígenas chaqueños –en el norte- y bandeirantes paulistas –en el este-, la provincia se retrae y aísla hasta entrado el siglo XVIII. Este aislamiento se haría más acusado cuando el gobernador Hernandarias, español criollo nacido en Asunción, decide separar la costa Atlántica de la provincia del Paraguay, sellando con esto su condición de territorio mediterráneo.
Solo a modo de ausencia queda alguna huella en la ciudad de aquellos hechos históricos. En la primera parada prevista durante el tour, en las plazas de la catedral y el congreso del microcentro de Asunción, pudieron señalarse aproximadamente la ubicación del fuerte, y el diseño original de la ciudad, que a diferencia de otras ciudades de la región, no siguió el trazado ortogonal y el amanzanamiento de las disposiciones de Felipe II, sino un trazado orgánico, aproximadamente paralelo a las barrancas de la bahía que forma en Asunción el río Paraguay.
En otra parada, visitamos el cerro de Lambaré, uno de los asentamientos indígenas a la llegada de los españoles y también un lugar donde se produjo resistencia a la acción conquistadores y también represión de los indígenas.
Tampoco allí quedan huellas visibles, pero en un sentido general y desde una acción mas contemporánea, un monumento construido en los 80’s durante el régimen de Alfredo Stroessner (1954-1989) irónicamente concluyó la acción de conquista y represión, al agredir ambiental y simbólica el cerro de Lambaré.
O quizás una situación doblemente irónica: Porque una estatua del propio dictador, incluida en el monumento que éste promoviera, fue luego retirada del mismo y –vandalizada- pasó a integrar otra escultura (de carácter pretendidamente anti-dictatorial) que hoy existe en la zona del puerto que visitamos.

2. Asunción Criolla (XVIII-XIX)
La Asunción criolla se corresponde con cierta expansión comercial que se produjera desde mediados el siglo XVIII en toda la región del Plata.
También contribuyó a esto las reformas borbónicas, con consecuencias políticas-administrativas y aun sociales-demográficas; como fue la posterior supresión de las encomiendas hacia fines este siglo, que liberaron a los indígenas –al menos nominalmente- de la relación laboral servil que los habia unido a los españoles desde el siglo XVI. En esta fase también se produce la expulsión de los sacerdotes jesuitas de sus misiones del sur, donde habían formado una suerte de estado religioso dentro del propio estado civil español.
Si bien esto no tuvo consecuencias directas -en un sentido edilicio- para Asunción, si repercutió en la demografía de las misiones del sur. San Cosme, Santiago, San Ignacio, Santa Rosa, etc., todas misiones de indios reducidos fundadas por los jesuitas, entraron en decadencia luego de su expulsión.
Pero paralelamente aquello fortaleció el poder de los criollos locales, que dejaron de tener la competencia económica que representaban estas misiones, que en general organizaron mejor su producción; por ejemplo la de Yerba Mate (Ilex Paraguayensis), uno de los principales rubros de exportación de la provincia.
De hecho, la llamada Revolución Comunera (1717), donde los criollos locales se alzaron en armas contra la corona de España y contra los jesuitas, es todavía motivo de disputa histórica, ya que algunos ven en ella el “primer grito de libertad en América”, mientras que otros una mas prosaica disputa entre encomenderos y jesuitas por la mano de obra indígena.
El monumento a José de Antequera y Castro, uno de los lideres de esta rebelión, fue otra de las paradas dentro de itinerario del tour. Antiguamente era una elevación reconocible en el perfil de Asunción ; Como cosa del azar, a pocos metros se encuentra un museo dedicado al arte de las misiones religiosas del Paraguay (franciscanas y jesuíticas) -que desafortunadamente no pudimos visitar- pero que permitiría establecer algún paralelo temporal sugerente.

3. Asunción Patricia-Republicana (1811-1870).
En general, en la región del Plata los procesos de independencia fueron impulsados por los descendientes mas arraigados de las elites criollas antes mencionadas. Estos patricios que se inspiraron en las ideas de la ilustración para proponer su separación de la corona de española, en general estuvieron integrados al movimiento comercial-urbano que se inicio en la fase anteriormente citada.
El caso del patriciado de la provincia del Paraguay sin embargo fue algo distinto: Parte fue de origen urbano, pero una significativa proporción estuvo vinculado a las actividades rurales tradicionales (laboreo de la Yerba Mate, ganadería, etc.).
Quizás lo anterior, sumado al carácter de hinterland interno de esta provincia, dada su mediterraneidad -y también el hecho de depender administrativa y políticamente de Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata- motivó que el movimiento independentista paraguayo adquiriese cierta orientación tradicionalista; involutiva en la opinion de algunos historiadores .
Gaspar Rodríguez de Francia (1766-1840) el primer gobernante singular del periodo independiente, por diversas circunstancias, (algunas poco explicables) gobierna entre 1814 y 1840, en solitario, sin contraloría ciudadana de ningún tipo, un país poco menos que clausurado al mundo.
Por entonces Asunción conservaba aun su trazado orgánico original –el del tiempo de su fundación- y este aparente “desorden” –podria presumirse- seria contrario al racionalismo iluminista que profesara aquel gobernante autodefinido como Supremo Dictador de la Republica.

Rectificación de la traza del siglo XVI  realizada durante el gobierno de Gaspar Rodríguez de Francia (rep. en Chase y Causarano, arqs.)
Con mas entusiasmo y voluntad que medios técnicos efectivamente disponibles, Francia ordena la regularización ortogonal del trazado de Asunción, una ciudad que hasta entonces se había desarrollado –según el- “sin orden ni concierto”.
Trazas o cicatrices de esa rectificación urbano-vial se hicieron visibles en la parada que realizamos en el centro cultural municipal Manzana de la Rivera. Concretamente, en la Casa Viola, una construcción del siglo XVIII, la única que todavía permite deducir el antiguo trazado de Asunción.
Algunos otros edificios que datan de este periodo aparecieron durante el trayecto (el Cabildo –donde hoy funciona un centro cultural-; El Teatro (cuyos planos se inspiraron en la Scala de Milán, actualmente convertido en oficinas del Estado); La Recova del Puerto; El Palacio de López (originalmente residencia de F.S. López, que quedó inconcluso por la Guerra de la Triple Alianza -1864-1870- y que hoy es sede del Poder Ejecutivo), etc.

Asunción en 1869, cartografia Chodaciewiez . El trazado obscuro de la parte superior de la ilutración indica  el espacio urbano efectivamente ocupado  (rep. en Chase/Causarano, cit)

Asuncion 1908, cartografia Alonso Criado (rep. en Mida Rivarola: Obreros, Utopías y Revoluciones)

4. La Ciudad Burguesa (1870-1930) .
En los países de la región del Plata las guerras de independencia y los posteriores conflictos internos que se prolongaron hasta la consolidación de los Estados Nación, condicionaron un periodo de cierta desvinculación –variable según cada caso- entre estos países y las metrópolis europeas.
Se trató también de un reacomodo político y económico entre América y Europa, ya que la influencia inglesa sustituyó a la española luego de la independencia. Por otra parte, desde las ultimas décadas del siglo XIX se establecerá un orden económico mundial que asignará a los países latinoamericanos el rol de proveedores de materia prima para las industrias europeas en expansión. Adquieren entonces importancia económica las burguesías locales que controlaban la producción de ciertos bienes (El café, el caucho o el algodón en el Brasil; Los granos y la carne en el Río de la Plata; La explotación de madera, yerba mate y otros productos, destinada en general al mercado regional rioplatense, en el caso paraguayo). Convergentemente, la inmigración europea contribuiría completar las transformaciones socio-económicas, culturales y demográficas características de este periodo.
La posición del Paraguay en este proceso tuvo características propias, dado que la citada Guerra de la Triple Alianza habia destruido casi la totalidad de la infraestructura productiva del país y reducido su población –que se calculaba entre 550.000 y 600.000 habitantes hacia 1864-, a unos 240.000, entre mujeres, niños, ancianos (cifra de la que habria que restar unas 30.000 personas, entre comerciantes extranjeros o miembros de los ejércitos de ocupación aliados)
Por otra parte, las tierras que habían sido antes de 1870 de propiedad del Estado en casi un 90%, se privatizan luego de la guerra y quedan en poder de empresas de capital extranjero. Al menos dos consecuencias pueden apuntarse desde allí: La creación de una estructura productiva de enclaves latifundistas y la satelización y/o sub-metropolización de Asunción (del país, en general), que pasa tener aun mayor dependencia de las ciudades del Rio de la Plata, principalmente de Buenos Aires, que acrecienta su rol de intermediaria económica como (casi) única vía de salida de la producción local .
Sin embargo, estos enclaves productivos mencionados desde los que se organiza la economía local en la posguerra y hasta bien entrado el siglo XX, no contribuyeron a re-distribuir o a re-invertir significativamente la riqueza que ocasionalmente generaran, dado su carácter esencialmente extractivo.
Este proceso afectó asimismo a pueblos indígenas de la región Este del país y de la región del Chaco, muchos de los cuales habían permanecido hasta entonces relativamente al margen de la presencia del Estado o de las empresas privadas. Ilust. Boggiani y Levy Strauss
En cuanto a la inmigración europea –un factor clave del crecimiento de las ciudades del Plata en ese periodo- ésta no alcanzaría cifras significativas en Paraguay (no al menos en términos comparativos con ciudades como Montevideo, Buenos Aires o Sao Paulo)
Con todo, la arquitectura en Asunción siguió un proceso similar al de las submetropolis regionales, aunque en menor escala: De España o Italia –vía Buenos Aires- vinieron los constructores que de manera mas pragmática que reflexiva difundirían una arquitectura de lenguaje clasicista, a la que por razones de clima y tradición se incorporarían ciertos rasgos tipológicos locales.

El Mercado Guazú en la inmediata posguerra del 70.

Colón y  Estrella: Tropas brasileñas de ocupación (ca. 1870, s/d)

El mismo edificio, decadas más tarde (tarjeta postal, Colección Muller)

Estación del Ferrocarril y plaza Uruguaya, ca.  1900 (s/d)

Esquina de Estrella  y Chile a inicios del siglo XX (s/d)

Puerto y Aduana (tarjeta postal, s/d)
De hecho, si a nivel estilístico las influencias remontaron los ríos Paraná y Paraguay –de sur a norte-; Inversamente –de norte a sur, bajando estos ríos- se fijarían las mencionadas constantes tipológicas con alcance regional.
La ciudad-puerto fue favorecida en el proceso económico arriba descrito; Claramente Asunción, que ademas fue la capital política y administrativa del país, pero también Concepción –en el norte- y Encarnación, en el sur, siendo ademas esta ultima el punto de conexión con la red ferrocarrilera argentina que nos vinculaba por tierra con Buenos Aires .
Alguna arquitectura del micro-centro de Asunción recuerda esta fase de desarrollo de la ciudad (el propio local de Planta Alta, puesto por caso)

También las inmediaciones del puerto, donde todavía existe el edificio que fuera la sede de la Industrial Paraguaya, una de aquellas empresas latifundiarias extractivas que antes mencionamos.

Edificio de la empresa La Industrial Paraguaya durante una crecida del río Paraguay (ca. 1900, s/d)

(4,5) Modernización y Anomia (1936-2011)
Otras formaciones físico-urbanas mas contemporáneas en Asunción, pueden dividirse en dos fases:
a. La primera podríamos denominarla de Modernización Autoritaria (1936-1980)
b. En la segunda, que inicia aproximadamente en la década del 80 del siglo XX y se extiende hasta hoy, hablaríamos de anomia; de falta de legibilidad espacial (por el fenómeno de conurbación), pero también de falta de legibilidad “social”, por los fenómenos de aumento de la pobreza y sobre todo de exclusión social.

a. La Modernización Autoritaria .

La actual sede del hospital de Emergencias Medicas en la avenida General Santos en 1959 (fotografia Frank Scherchel, LIFE Magazine)
Muy esquemáticamente y en general, señalamos antes que un pico de expansión de la ciudad regional (burguesa) estuvo dado por el orden económico mundial que atribuyó a Latinoamérica el rol de proveedor de materia prima y por la inmigración europea, desde las ultimas décadas del XIX y hasta aproximadamente la década del 30 del siglo XX.
Un estadio posterior del crecimiento de la ciudad regional se inicia –variablemente, según cada caso- en los 30’s/40’s, y estará dado por la migración interna (campo-ciudad, que de hecho existió siempre pero que entonces cobró mas fuerza), misma que a su vez respondió a procesos de industrialización de los países.
De nuevo, esquematizando las cosas, podria afirmarse que esta industrialización pudo deberse a causas diversas y muchas veces complementarias: La crisis de los 30’s en las metrópolis europeas (o de EUA), que hace caer bruscamente la demanda de materia prima; La re-inversión de excedentes de la producción agrícola en la industria, o a políticas estatales explicitas de substitución de importaciones, ocasionalmente alentadas por la situación económica que se creara debido a la II Guerra Mundial (con la cual, a su vez, volvería a aumentar la demanda de ciertos bienes, cuyas ganancias podrían re-invertirse en la industria, hacia finales de los 40’s). Este conflicto puede funcionar entonces de dos maneras: Inicialmente bloqueando la demanda de materia prima latinoamericana, y luego aumentándola para producir excedentes que ocasionalmente pueden re-invertirse en la industria.
El flujo demográfico campo-ciudad se produciría para cubrir la demanda de mano de obra para la industria en expansión, así como para atender a otros servicios que crecieron debido a ello.
También puede mencionarse –a un nivel geopolítico mas amplio- que en esta fase también se produce un desplazamiento de la anterior influencia inglesa por la norteamericana; Al menos en las ciudades platenses, fenómeno que también afectó a nuestro país, sobre todo a nivel de la presencia e influencia política de EUA ; En buena parte promovida luego por el escenario bi-polar promovido por Guerra Fría.
A un nivel interno, esta fase se correspondería con diversas formas de nacionalismo, sea este económico, político o cultural.
Aplicada esta descripción general al caso de Asunción, cabe puntualizar muy brevemente ciertas peculiaridades. La industria local no registró un crecimiento significativo. Básicamente, persistió aquella modalidad mencionada de la fase anterior, de explotación económica extractiva tipo enclave; Sea en los rubros mas tradicionales (forestales, yerbateros, ganaderos, a pesar de la creación de los frigoríficos), o en otras actividades industriales relativamente nuevas como la producción de extracto de tanino, asociada a la explotación del árbol de quebracho en la zona del chaco, principalmente en la costa del río Paraguay, donde se instalaron las principales fabricas (puerto Casado, Puerto Pinasco, etc).

Jangada en el rio Tebicuary- mí (Mac Donald, 1911. Rep en Rivarola, cit)
La expansión demográfica, afectada antes por la guerra de la Triple Alianza y por migraciones y conflictos internos a fines del XIX e inicios del XX, y que empezaba a reponerse en la década del 20, se vería nuevamente limitada en la década del 30 a causa de la guerra con Bolivia (entre 1932 y 1935).

A esto podría sumarse la posterior guerra civil de 1947, que produjo el mayor éxodo de población desde la posguerra de 1870. Hubo entonces exilio político, pero también exilio económico, porque esta migración también respondió un crisis económica interna que en parte fue coincidente con la expansión de la Argentina, principalmente la de Buenos Aires, que a atrajo mano de obra local y siguió haciéndolo mucho después.

No obstante, la arquitectura y el urbanismo de Asunción tendió a modernizarse paulatinamente, incorporando primero referentes rioplatenses (art decó o protoracionalistas -como el edificio que se encuentra frente a Planta Alta ) y luego otros vinculados al internacionalismo moderno, provenientes principalmente del Brasil, algunos de éstos hoy referentes patrimoniales de la arquitectura moderna local, como la sede del Colegio Experimental Paraguay Brasil y el Hotel Guaraní .

Hubo un crecimiento relativo del Estado, por otra parte, que demandó nuevos programas contractivos y que promovió algunas incipientes experiencias en la vivienda de interés social
En general, esta modernización relativa se produce desde gobiernos autoritarios, ya que luego de la Guerra del Chaco el ejército fue un factor clave de decisión en la política paraguaya.
Asimismo, en este momento también se inicia una fase de re-diseño de la geopolítica regional del Paraguay: Si los nexos prioritarios hasta aprox. los años 40’s habían sido casi exclusivamente con la Argentina, a partir de allí el Brasil empieza a tener mayor presencia local, lo cual tendría posteriormente consecuencias económicas y culturales importantes.

b. La Ciudad Anómica/Excluyente.
Los fenómenos de conurbación en Asunción son relativamente recientes, no anteriores a la década del 80 del XX.
El crecimiento de las ciudades del area metropolitana de Asunción (Luque, San Lorenzo, Fernando de la Mora, etc) se produce en parte por la crisis econmica que sucedió a la interrupción del flujo de capitales que generó la construccion de las represas de Itaipu con el Brasil y de Yacy Reta con la Argentina (desde mediados de aquella década, aproximadamente).
Otro factor clave de la reciente migración campo-ciudad en Paraguay fue el desarrollo significativo de la agricultura agro-exportadora en la región Este del país. Encarada básicamente por empresas trasnacionales y por Brasiguayos (ascendientes de colonos provenientes del sur del Brasil durante los 60’s y 70’s), esta expansión de la frontera agrícola ha resultado altamente expulsiva de la población rural tradicional local, la que desamparada por el Estado paraguayo no puede integrarse a un esquema productivo agrícola-empresarial y usualmente acaba sub-empleada en centros urbanos del Este o en las ciudades del area metropolitana de Asunción.
Cabe aclarar que la conurbación que aquí aludimos posee un volumen demográfico que relativamente modesto en comparación con otras ciudades latinoamericanas, pero que igual representa un problema social importante, al que se suma el aumento de la población social y económicamente marginada que se ubica en los extremos norte y sur de Asunción (en las villas precarias de los “bañados” a orillas del río Paraguay).
De alguna manera, esta fase también podría hacerse coincidente con el derrocamiento en 1989 del gobierno del general Alfredo Stroessner, dado que desde allí se inició un proceso de privatización de las empresas del Estado, y en general de des-regulación social de la economía, que a criterio nuestro tendría repercusiones sociales negativas.
Esto es: Si históricamente Asunción fue una ciudad donde siempre hubo asimetrías socio-económicas, entendemos que estas desigualdades no impidieron de manera muy notoria que los grupos sociales interactuaran y compartieran ciertos espacios públicos, como mercados, plazas, el microcentro, etc. Y aun ciertos barrios tenidos hoy como “marginales” y “peligrosos” resultaban relativamente mas permeables (el caso de la Chacarita, a orillas del río, por ejemplo, que hasta los 70’s o aun 80’s todavía podía recorrerse).

Catedral y Chacarita en las útlimas decadas del siglo XIX (rep.  en La Bourgade, Le Paraguyay)

Creemos que esto ha cambiado notoriamente: Hoy impera una excluyente “lógica del getto”, en donde los mas favorecidos económicamente se refugian en shopping centers y barrios cerrados; Pero también, donde los menos favorecidos construyen, a su manera, sus propios barrios cerrados, en las costas del río u otros lugares.

Asentamiento informal en la costa del río Paraguay (tablada) Fotografia Carlos Bittar Perinetti.

 

Con esta situación, según la vemos, decae notoriamente la convivencia, la “calidad social” del paisaje y la experiencia urbana; Pero también la “calidad visual y espacial”, ya que la Asunción de hoy, patrimonialmente agredida, se materializa prioritariamente en el uso predatorio de la publicidad en la vía publica, expresión de un consumismo que se propone como paradigma, pero cuya consumación efectiva excluye a buena parte de una población que subsiste en la pobreza______________

2011.

 

 

(1) “Artista y sociólogo, Fortaleza, Brasil.En 1986 obtiene una maestría en Desarrollo Urbano y regional de la Universidad Federal de Pernambuco. Actividad reciente: coordinador de la ONG Mediação de saberes, articula la creación y funcionamiento del proyecto PerCursos Urbanos, primero con el CDMAC y posteriormente con el Centro Cultural BNB. Consultor a través del SEBRAE (Serviço Brasileiro de Apoio às Micro e Pequenas Empresas), de proyectos del área cultural como Alpendre, Clica Maravilha y Amanda y del Centro Cultural Casa Cor, en la periferia de Fortaleza.Propone y ejecuta durante el aniversario de la cuidad de Fortaleza dos nuevos proyectos culturales: Albumes de la Ciudad y Oficinas Volantes, para personas con deficiencias.Produce para la Secretaría de Cultura del Estado la Bienal fuera de la Bienal- circuito Periferia. Trabaja en la implementación y funcionamiento del espacio/concepto No Menor Lugar do Mundo ” (ref. http://proyectotrama.org/00/trama/2005/ENCUENTRO-05/bios.html)

Anuncios

§ Una respuesta a Asuncion: 4,5 Ciudades en Una.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Asuncion: 4,5 Ciudades en Una. en Lorenzo Zuccolillo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: